Sara, un amasijo de huesos nacida en 1994 en Grasse(Francia). Desde entonces adora los números impares.

Su padre solía decir que nació de una coliflor, tal vez por eso su amor a la naturaleza.
En 1997 su familia se traslada a España, concretamente a Lorca.
Aquí, bajo la falda de su imponente castillo, al que observa desde su ventana todos los días, va creciendo y viviendo mil historias que hoy plasma en forma de poesía.
Niña voladora en cuerpo y mujer madura en mente, nos invita en sus textos a introducirnos en la vida diaria, de tal forma que no nos dejará cerrar el libro hasta que lo acabemos.

Déjà vu

Termino francés que significa, ya visto. En él, la autora reta al lector a ordenar una serie de sucesos, por los que la mayoría de personas pasa.
Lleno de altibajos emocionales, nos introduce en el electrocardiograma de sentimientos que es la vida, intentando ordenar situaciones en las que nos veremos reflejados. Pero con el fin de transmitir y demostrar, que no estamos solos y que existe belleza dentro de la oscuridad.